Comunicación pasiva y cuándo merece la pena inhibirse