¿Evitamos siempre la comunicación agresiva?