No escondas tus puntos débiles